Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Cine

Garra de hierro (The Iron Claw) – Crítica de la película

22-03-2024, 4:39:03 PM Por:
Garra de hierro (The Iron Claw) – Crítica de la película

Tan trágica como estimulante, Garra de hierro no es una feel-good movie, pero no está exenta de momentos que se convierten en genuinos rayos de esperanza.

Cine PREMIERE: 5
Usuarios: 5
Votar ahora:

Pasada poco más de una hora de película, Garra de hierro presenta un diálogo que encapsula de manera perfecta el tono y la temática general del proyecto: “Nuestra grandeza se medirá por nuestra respuesta a la adversidad”. Las palabras son pronunciadas por Fritz Von Erich (Holt McCallany), quien está sentado junto a tres de sus hijos en el pórtico de su casa, todos con rostros absolutamente inexpresivos.

Kevin (Zac Efron, cautivador en cada escena), Mike (Stanley Simons) y Kerry (Jeremy Allen White) acaban de perder a su hermano, David (Harris Dickinson). Él falleció debido a una fatal enfermedad intestinal. Ahora, la familia está incompleta. ¿Cómo seguir adelante cuando la tragedia te ataca de manera tan inesperada?

película garra de hierro

Basada en una historia real, la tercera cinta dirigida por Sean Durkin toma como base las vidas personales y profesionales de los Von Erich. Se trata de una dinastía de luchadores que, en la década de los 80, saborearon las mieles del éxito. Desafortunadamente, también enfrentaron pérdidas impensables en varias ocasiones. Si se habla sobre ellos, se mencionarán numerosas victorias en el ring, pero también se mencionará que la muerte los persiguió durante años.

El patriarca Fritz también fue luchador y entrenó a todos sus hijos para que siguieran sus pasos. Hizo esto sin pensar en las consecuencias que esto les traería a edades tempranas. La cinta explora las subidas y las bajadas, pero no se conforma con hacerlo de manera convencional.

Si el conjunto funciona es porque retrata con muchísima frescura todos los temas que aborda. El filme está lejos de ser efectista y no se conforma únicamente con hacer llorar a la audiencia. Se toma su tiempo para honrar las cosas buenas que les sucedieron a sus protagonistas. Nunca deja de importarnos lo que les sucede y siempre hay empatía. Durkin, quien también funge como guionista, se esforzó mucho para que a su obra no la definiera la oscuridad que rodea a sus sujetos de estudio. Esto se nota en la forma en la que el realizador usa los puntos altos de la narrativa para insertar sutiles pistas de la inminente amargura que vendrá después.

Crítica de la película Garra de hierro.

Continúa leyendo: Garra de hierro – Crítica de la película

Desde su escena de apertura, que recuerda a Toro salvaje (1980) por su grandilocuente drama, hasta un estimulante montaje —trabajo de Matthew Hannam— en el que se muestran las hazañas en el ring y las rutinas de entrenamiento de los hermanos, sincronizadas con la canción “Tom Sawyer”, de Rush, se nos comunica que los protagonistas estuvieron en la cima. Lo tuvieron todo, y luego lo perdieron.

También se aprovecha para hablarnos de que en su entorno hubo masculinidad tóxica y falta de atención a la salud mental. Todo esto, en su mayoría, por la desidia del patriarca, quien se enfocó en hacer de sus descendientes los mejores en el deporte, dejando de lado lo que verdaderamente importaba. No obstante, queda en duda si en realidad Fritz era tan indolente como se indica en la película. El propio Kevin, único sobreviviente de la familia, ha dicho en entrevistas recientes que el señor era bastante amoroso.

Claro que nunca sabremos a ciencia cierta si el Von Erich mayor fue egoísta a ese nivel. Lo que es evidente es que los hermanos eran muy unidos, cosa que en la producción se retrata de la manera más genuina posible. Los abrazos y besos cariñosos que no les dan sus padres, se los dan entre ellos. A pesar de que varios seres queridos se han ido, y de que se enfrentan a una “maldición” que lleva a miradas y presiones por parte de la sociedad, los jóvenes se siguen amando. Resulta grato ver su parentesco retratado así, con tanta naturalidad y sentimiento.

Las muertes dentro de la familia nuclear continúan hasta que llega un punto en el que la madre, Doris (Maura Tierney, en una actuación contenida, pero desgarradora) tiene una duda que la conmueve hasta las lágrimas. Ya no sabe si debería volver a ponerse el vestido negro que tantas veces ha usado, pues la gente podría empezar a reconocerlo. Este, sin duda, es un momento demoledor, que nos deja ver que ella prefiere afrontar su duelo por su cuenta.

Continúa leyendo: Garra de hierro – Crítica de la película

Crítica de la película Garra de hierro.

Ya sin ninguno de sus hermanos a su lado, Kevin tiene a su esposa, la optimista y en extremo directa Pam (Lily James), con quien pronto formará una familia con varios hijos. Ellos son quienes lo mantendrán vivo, a pesar de haber pasado duros momentos en los que ni siquiera su imponente musculatura lo pudo proteger de la vulnerabilidad.

Al final, Garra de hierro es más que la suma de sus partes. Por supuesto, las emocionantes escenas de lucha con estética ochentera son impactantes. Sí, sus atmósferas lúgubres son conmovedoras. Pero todo eso es sólo un pretexto para hablar de dos cosas valiosas de forma accesible y sin aleccionar. Una de ellas es que siempre hay alguien para alguien. No estamos solos. Y la otra —probablemente la más importante, aunque duele que en pleno 2024 haya quienes no lo entiendan— es que los hombres sí lloran. Estamos ante un largometraje biográfico atípico que, si bien no es una feel-good movie, no está exenta de momentos que se convierten en genuinos rayos de esperanza.

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Me fascina escribir, escuchar, leer y comentar todo lo relacionado con el cine. Me encanta la música y soy fan de The Beatles, Fleetwood Mac y Paramore. Mis películas favoritas son Rocky y Back to the Future y obvio algún día subiré los "Philly Steps" y conduciré un DeLorean. Fiel creyente de que el cine es la mejor máquina teletransportadora, y también de que en la pantalla grande todos nos podemos ver representados.
Comentarios