Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Cine

Medios hermanos – Crítica de la película

05-05-2021, 10:11:11 AM Por:
Medios hermanos – Crítica de la película

Medios hermanos tiene momentos y actuaciones divertidas, pero merecía un guion menos derivativo y más enfocado.

Cine PREMIERE: 2.5
Usuarios: 3
Votar ahora:

El cine hollywoodense ha marcado tendencia o, mejor dicho, tiene una tradición de contar historias adscritas al subgénero conocido como buddy comedies. Son cintas cuya característica principal es mostrar la amistad entre dos personas completamente diferentes (casi siempre hombres), su crecimiento, el desarrollo de dicha amistad y la resolución de ciertas adversidades a las cuales tienen que enfrentarse. Los vestigios de este tipo de películas se remontan hacia los años 20 y 30 con aquel dúo cómico conocido como Laurel & Hardy (El Gordo y el Flaco). Ubicándonos en la época contemporánea, podemos pensar en Bad Boys (1995), Tiempo de valientes (2005), Superbad (2007), Hot Fuzz (2007), 21 Jump Street (2012) y Todo un parto (2010) la cual, por cierto, me atrevo a decir que fue la inspiración principal para la película Medios hermanos, protagonizada por Luis Gerardo Méndez.

Medios hermanos podría sumarse a esta lista de filmes. Sin embargo, su guion débil y poco original resulta en una película que no termina por encontrar su lugar y, aunque tiene momentos divertidos y hasta entrañables (cortesía de los dos protagonistas), es olvidable, aunque cumplidora para pasar el rato.

Renato Murguía (Luis Gerardo Méndez) es un exitoso ejecutivo dedicado a la aviación, a punto de casarse y formar una familia, pero a quien le persigue un doloroso pasado de la infancia: el abandono de su padre (Juan Pablo Espinosa), quien emprendió un viaje sin retorno hacia EE. UU. con la promesa de una mejor calidad de vida. Sin embargo, el destino le prepara a Renato una sorpresa cuando recibe una llamada de su padre en el lecho de muerte desde el otro lado de la frontera: el joven tiene un medio hermano en Estados Unidos (Connor Del Río) y el último deseo de su padre es que ambos realicen un road trip que dará solución a todas las dudas y pesares que Renato ha cargado desde la infancia. A lo largo de la película, el viaje se convertirá en el acontecimiento ideal para que los medios hermanos se conozcan, se unan y experimenten una aventura que jamás imaginaron.

Medios hermanos crítica Luis Gerardo Méndez

Uno de los principales problemas de Medios hermanos es su incapacidad para ubicarse en un género específico. Es evidente que el guion requería un ir y venir entre el drama y la comedia y, aunque esto podría funcionar, aquí se siente forzado y más bien parece que se está viendo dos películas completamente diferentes.

En ese sentido, a través de flashbacks, la película explica las causas por las cuales el papá de Renato nunca regresó a México, pero dichas secuencias del pasado se sienten como parte de otra película completamente dramática cuyo argumento gira en torno a las políticas de inmigración causantes de las rupturas familiares. De hecho, la temática migratoria sí se presta para una lectura interesante dentro del argumento de Medios hermanos; no obstante, queda relegada como una historia secundaria. Quizá para los guionistas Jason Shuman y Eduardo Cisneros (No se aceptan devoluciones) hubiera sido más fácil decantar esta parte del guion en otra película centrada únicamente en el personaje de Juan Pablo Espinosa y, de hecho, hubiera funcionado como una muy buena cinta dramática sobre inmigrantes.

Otro de los puntos endebles del guion tiene que ver con las bromas sobre los estereotipos de las culturas mexicana y estadounidense, las cuales chocan repetidamente con el tono serio y conmovedor que acompaña a la película. Asimismo, el viaje de autodescubrimiento al que se suman los medios hermanos se convierte en una especie de “búsqueda del tesoro” lleno de acertijos, pistas e incógnitas que, lamentablemente, se vale de ciertos deus ex machina y se rellena con escenas predecibles que poco aportan a la trama principal.

La química entre el personaje de Renato y Asher se siente, pero el tono humorístico que el guion se empeña en forzar resulta chocante y poco risible. De nuevo, el problema está en su guion, a pesar del esfuerzo de Luis Gerardo Méndez y Connor Del Río. Incluso, poco ayuda el principio de los opuestos complementarios, pues mientras Asher es un individuo pintoresco, despreocupado y de espíritu libre (evidentemente inspirado en todos los papeles de Zach Galifianakis) con miras a tratar de encontrar su lugar en el mundo; Renato se rige como un intelectual arrogante, testarudo y hermético. Al final, ninguno de los dos logra que su relación de hermandad funcione, ya que nunca abandonan el ciclo «pelea y reconciliación». Sin embargo, nos encontramos con un punto interesante: Medios hermanos podría considerarse una metáfora entre la relación de México y EE. UU. a partir de los dos personajes protagónicos.

Medios hermanos crítica Luis Gerardo Méndez

Medios hermanos es una película muy ambiciosa, temáticamente hablando, pero que no termina por encontrar su esencia al probar los mismos clichés y fórmulas de las buddy comedies, las road movies y el excesivo melodrama familiar. Claro que resultará entretenida para un público sin exigencias en busca de moralejas que evoquen la importancia de la empatía, la amistad y la familia.

En resumen, Medios hermanos es una cinta con un guion irregular, predecible y lleno de baches que se pierde en el camino y se queda sin gasolina al tratar de ofrecer una historia dramática y cómica sobre las rupturas familiares, la paternidad y la redención.  

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Me encanta ver, hablar, escribir y soñar sobre cine. Mi serie favorita se llama 'La dimensión desconocida'. Siempre estoy cantando. Todo el día pienso en comida. Y no me quito mis gafas de sol ni para dormir.
Comentarios