Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Cine

Resistencia – Crítica de la película

29-09-2023, 11:26:11 AM Por:
Resistencia – Crítica de la película

Resistencia, como evento cinematográfico comercial, es una rareza: un espectáculo que resulta estimulante, pero también doloroso. Ese es un cambio que se agradece.

Cine PREMIERE: 4
Usuarios: 3.5
Votar ahora:

Cuando Gareth Edwards presentó su corte original de Rogue One: una historia de Star Wars (2016) a los ejecutivos del estudio Disney, recibió la instrucción de rebajar la intensidad del metraje, pues la versión inicial contenía escenas consideradas muy bélicas e intensas para el grueso de la audiencia que asistiría a aquella aventura espacial. Los reshoots no tardaron en llegar y el spin-off ambientado en la galaxia lejana quedó depurado de todo lo que alguna vez sugirió que se trataba de una guerra, con todas las implicaciones de esa palabra.

Al ver la película Resistencia, se vuelve evidente que el realizador se había quedado con las ganas de entregar algo que explorara a fondo las consecuencias crudas y fatalistas de un conflicto entre dos bandos y, pensándolo bien, fue bueno que esperara siete años para darle forma a su idea. Aunque hubiera sido interesante explorar los estragos de la batalla desde la perspectiva de los rebeldes y el Imperio, el contexto fantástico quizá pudo ser un motivo para que los apuntes sobre la brutalidad fueran desestimados. Sin embargo, como dicen por ahí, hay que darle tiempo al tiempo. La realidad está cerca de superar la ficción.

Crítica de la película Resistencia.

Edwards y su coguionista, Chris Weitz, en esta ocasión, no tuvieron que voltear su mirada hacia las estrellas. Ahora mismo, en la tierra, la humanidad interactúa muy de cerca con algo que, dependiendo del punto de vista, podría llegar a convertirse en una amenaza: la inteligencia artificial, que se vuelve más y más avanzada conforme pasan los días, los minutos y las horas.

Así, la cinta nos adelanta al año 2065, cuando la IA ya es capaz de hacer todo, incluso controlar máquinas humanoides llamadas “simulantes”. Las máquinas ya tienen tanto poder que la humanidad se ha visto obligada a tomar las armas para intentar liberarse de la opresión tecnológica.

Es en medio de este enfrentamiento donde conocemos a Joshua Taylor (John David Washington), un exsoldado de las fuerzas armadas que, mientras se encuentra en una misión personal para encontrar a su esposa, Maya (Gemma Chan), es reclutado con el objetivo de eliminar a El Creador, genio de la inteligencia artificial que construyó un arma que por fin podría acabar con los disturbios.

La propuesta no se despoja para nada de los tintes especulativos que usualmente vienen con este tipo de obras, pero destaca mucho que la narrativa se sienta tan aterrizada, pese a que obedece a tropos de la ciencia ficción tradicional.

No se puede negar que, durante gran parte del filme, el equipo de producción no oculta su gusto por los trabajos de Ridley Scott (las urbes con tecnología de punta pero desoladas de Los Ángeles son iguales a las de Blade Runner), James Cameron (pareciera que el ejército de Skynet se trasladó de las historias de Terminator a ésta), George Lucas (los entornos retrofuturistas nos envuelven en todo momento), Alex Garland (ahí está la frialdad en las atmósferas de Ex Machina) e incluso Neill Blomkamp (se habla de la segregación que se vive en un mundo aparentemente en progreso, al igual que en Sector 9 y Elysium).

De hecho, hay fragmentos de la película Resistencia que hábilmente se presentan como una mezcla grandilocuente de todo lo que funcionó mejor en aquellos largometrajes, tanto visual como temáticamente. Pero, cuando menos lo esperamos, todo se torna desolador. En un movimiento osado –que seguramente será controversial–, Edwards recontextualiza todos estos elementos y se pregunta qué es lo que pasaría si, a pesar de los esfuerzos para conservar lo que nos hace humanos, fuera imposible desprendernos de las máquinas. Porque sí, a veces nos brindan comodidades, pero ¿y si nuestra dependencia nos causara pena?

La película Resistencia.

Joshua es un personaje afligido y atormentado que, gracias a una curiosa decisión de los guionistas, carece de una agencia o motivación que nos pueda llevar a calificarlo como un héroe. Él sólo quiere entregar la superarma a sus superiores en el gobierno y estar con su amada.

Las circunstancias del enfrentamiento lo obligarán a mostrar burdos intentos de expresión emocional, pero la mayor parte del tiempo le será imposible y más bien estará desconectado de la realidad, sobre todo desde que perdió a la persona que más le importa. Cuando ya no puede más, empieza a interactuar con aquello que juró destruir.

película resistencia

Lo cierto es que nada de lo anterior funcionaría tan bien de no ser por la escala que tienen el diseño de producción hecho por James Clyne y la fotografía, a cargo de Graig Fraser y Oren Soffer. En la película todo es inmenso y, hasta cierto punto, simétrico y bello, desde las naves hasta los paisajes –cuya majestuosidad evoca en más de una ocasión el estilo visual de Akira Kurosawa–. Con esto, lo que se logra es una triste dicotomía: no tiene sentido apuntar a crear grandes cosas, si al final eso nos va a hacer sentir pequeños.

Resistencia, como evento cinematográfico comercial, es una rareza: un espectáculo que resulta estimulante, pero también doloroso. Se agradece este cambio, aún si se siente convulso por momentos. Ya era hora de que un proyecto de este calibre nos gritara a la cara que somos capaces de cometer errores, que no somos perfectos.

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Me fascina escribir, escuchar, leer y comentar todo lo relacionado con el cine. Me encanta la música y soy fan de The Beatles, Fleetwood Mac y Paramore. Mis películas favoritas son Rocky y Back to the Future y obvio algún día subiré los "Philly Steps" y conduciré un DeLorean. Fiel creyente de que el cine es la mejor máquina teletransportadora, y también de que en la pantalla grande todos nos podemos ver representados.
Comentarios